X

Suscríbete a nuestra newsletter y disfruta de -10% de descuento en tu primer pedido.

Recibirás por mail tu código promocional.

Descuento no aplicable sobre productos rebajados o en promoción.

Buscador

AUDREY MARNAY

Audrey Marnay es modelo, actriz y madre de tres hijos establecida en París. Originalmente de la campagne francesa, es una amante de la naturaleza y busca conectarse con su magia en todas partes. Aquí tenemos el placer de capturarla en los olivares de Deià, en Mallorca donde pasea descalza libremente por las paredes de piedra seca y susurra a los animales salvajes que se encuentra en su camino.

Audrey lleva top Suzanne y pantalón Figaro.

Llegó por primera vez a Mallorca por amor como modelo a finales de los noventa y desde entonces nunca ha cambiado de destino, estableciendo raíces y viendo sus hijos crecer ahí cada verano. Se siente atraída por la fuerte energía telúrica de la isla con un paisaje como ningún otro. “Las montañas tocan el mar, eso no lo tienes en ningún otro lugar. La energía es realmente fuerte; o la amas o la odias, no hay sentimientos intermedios ". Como Gertrude Stein bien dijo una vez a Robert Graves: "Es el paraíso, si puedes soportarlo".

Dice que necesita lugares con una fuerte energía natural para mantener el equilibrio en la vida: “París tiene una fuerte energía, pero en otra dirección, todos corriendo, contaminación y humo… necesitamos una energía fuerte , pero de la naturaleza”.

Siguiendo el lema de William Morris: No tengas nada en tu casa que no sea útil o que no consideres bello, hace un año se centró en la cerámica en la isla y decidió crear una línea de decoración del hogar, con una colección en lino y cerámica inspirada en los olivos, y producido en colaboración con artesanos locales en Mallorca.

Audrey lleva top Marco con shorta Tom.

El olivo ha sido durante siglos un símbolo de paz, victoria, fertilidad, regeneración y poder femenino, utilizado para expulsar a los malos espíritus desde los tiempos de la Antigua Grecia, cuando Atenea plantó el primer olivo. En un desafío ante Zeus, Poseidón clavó su tridente en el suelo de la Acrópolis, donde brotó un pozo de agua salada. En una respuesta más dulce, Atenea hizo crecer un olivo al lado del manantial. Los ciudadanos prefirieron su regalo y le otorgaron la ciudad nombrándola en su honor.

Audrey lleva vestido Felino.

Según Graves, y su estudio de los mitos griegos, en el conocimiento secreto órfico se asignaba una secuencia calendario de árboles mágicos a cada articulación separada de los cinco dedos en su lenguaje de signos, como una escala pentatónica. El olivo silvestre pertenece a la articulación del pulgar superior, la sede de la virilidad y, por lo tanto, se llamaba Heracles, un símbolo de la fertilidad personificado, ya que se dice que tenía hojas creciendo de su cuerpo. En la antigua Europa, los artesanos acompañaban su trabajo con cánticos usando sus dedos como guías dactilares para la creación y, como ellos, Audrey mete sus manos en la masa de la tierra para desenterrar sus secretos eternos.

Cosecha de su entorno, comenzó imprimiendo hojas de olivo en la cerámica cruda y luego pintándolas a mano. Objetos modelados y moldeados directamente de la naturaleza, literalmente servidos en bandeja, que la transportan directamente al paisaje de Mallorca desde su casa en París cada vez que sus dedos los tocan.

La verde savia de la primavera que en el árbol joven se agita
Celebrará a la Madre de la Montaña
Y todos los pájaros canoros la aclamarán un día;
Pero yo estoy dotado, inclusive en noviembre
La más desapacible de las estaciones, con una sensación tan grande
De su claramente raída magnificencia
Que olvido la crueldad y la traición pasadas,
Indiferente a donde puede caer el próximo rayo.
Robert Graves – La Diosa Blanca

Audrey lleva top y pantalón Paja.

AUDREY MARNAY

Audrey Marnay es modelo, actriz y madre de tres hijos establecida en París. Originalmente de la campagne francesa, es una amante de la naturaleza y busca conectarse con su magia en todas partes. Aquí tenemos el placer de capturarla en los olivares de Deià, en Mallorca donde pasea descalza libremente por las paredes de piedra seca y susurra a los animales salvajes que se encuentra en su camino.

Audrey lleva top Suzanne y pantalón Figaro.

Llegó por primera vez a Mallorca por amor como modelo a finales de los noventa y desde entonces nunca ha cambiado de destino, estableciendo raíces y viendo sus hijos crecer ahí cada verano. Se siente atraída por la fuerte energía telúrica de la isla con un paisaje como ningún otro. “Las montañas tocan el mar, eso no lo tienes en ningún otro lugar. La energía es realmente fuerte; o la amas o la odias, no hay sentimientos intermedios ". Como Gertrude Stein bien dijo una vez a Robert Graves: "Es el paraíso, si puedes soportarlo".

Dice que necesita lugares con una fuerte energía natural para mantener el equilibrio en la vida: “París tiene una fuerte energía, pero en otra dirección, todos corriendo, contaminación y humo… necesitamos una energía fuerte , pero de la naturaleza”.

Siguiendo el lema de William Morris: No tengas nada en tu casa que no sea útil o que no consideres bello, hace un año se centró en la cerámica en la isla y decidió crear una línea de decoración del hogar, con una colección en lino y cerámica inspirada en los olivos, y producido en colaboración con artesanos locales en Mallorca.

Abajo Audrey lleva top Marco con shorta Tom.

El olivo ha sido durante siglos un símbolo de paz, victoria, fertilidad, regeneración y poder femenino, utilizado para expulsar a los malos espíritus desde los tiempos de la Antigua Grecia, cuando Atenea plantó el primer olivo. En un desafío ante Zeus, Poseidón clavó su tridente en el suelo de la Acrópolis, donde brotó un pozo de agua salada. En una respuesta más dulce, Atenea hizo crecer un olivo al lado del manantial. Los ciudadanos prefirieron su regalo y le otorgaron la ciudad nombrándola en su honor.

Audrey lleva vestido Felino.

Según Graves, y su estudio de los mitos griegos, en el conocimiento secreto órfico se asignaba una secuencia calendario de árboles mágicos a cada articulación separada de los cinco dedos en su lenguaje de signos, como una escala pentatónica. El olivo silvestre pertenece a la articulación del pulgar superior, la sede de la virilidad y, por lo tanto, se llamaba Heracles, un símbolo de la fertilidad personificado, ya que se dice que tenía hojas creciendo de su cuerpo. En la antigua Europa, los artesanos acompañaban su trabajo con cánticos usando sus dedos como guías dactilares para la creación y, como ellos, Audrey mete sus manos en la masa de la tierra para desenterrar sus secretos eternos.

Cosecha de su entorno, comenzó imprimiendo hojas de olivo en la cerámica cruda y luego pintándolas a mano. Objetos modelados y moldeados directamente de la naturaleza, literalmente servidos en bandeja, que la transportan directamente al paisaje de Mallorca desde su casa en París cada vez que sus dedos los tocan.

La verde savia de la primavera que en el árbol joven se agita
Celebrará a la Madre de la Montaña
Y todos los pájaros canoros la aclamarán un día;
Pero yo estoy dotado, inclusive en noviembre
La más desapacible de las estaciones, con una sensación tan grande
De su claramente raída magnificencia
Que olvido la crueldad y la traición pasadas,
Indiferente a donde puede caer el próximo rayo.
Robert Graves – La Diosa Blanca

Abajo Audrey lleva top y pantalón Paja.